Archivo de la categoría: Dios

Una espiritualidad desde abajo

Una_espiritualidad_desde_abajoLos padres del desierto nos enseñan una espiritualidad desde abajo. Ellos nos indican que hemos de comenzar por nosotros mismos y nuestras pasiones. El camino hacia Dios, según ellos, está siempre basado en el propio conocimiento. Evagrio Póntico lo formula así: “¿quieres conocer a Dios? Aprende antes a conocerte a ti mismo”. Sin este conocimiento, estamos siempre en peligro que nuestra idea de Dios sea una pura proyección de nosotros mismos. Hay también devotos que huyen de su propia realidad y se refugian en la piedad. A pesar de la oración y de su piedad, no cambian, sino que se sirven de la piedad para elevarse sobre los demás, para afirmarse más en su impecabilidad, en su incapacidad de cometer faltas.

En los padres del monacato encontramos un estilo totalmente distinto de piedad. Aquí lo primero que se pide es honestidad y autenticidad. Esto, sin embargo, lleva a una comprensión amorosa para con todos aquellos que no van por el mismo camino. Poimén, un experimentado padre antiguo, explica que a un gran teólogo la espiritualidad desde abajo. El famoso teólogo viene a hablar con el anciano sobre la vida espiritual, sobre cosas del cielo, sobre Dios uno y trino. Poimén le escucha sin responder nada. Decepcionado el teólogo se disponía ya a abandonar al monje, cuando un acompañante suyo se acerca a Poimén y le dice: “Padre, este gran hombre, que en su entorno tiene tanto prestigio, viene precisamente por usted. ¿Por qué no le ha hablado?”. El anciano le respondió: “Él está en las alturas, habla de cosas celestiales; yo en cambio, pertenezco a los de abajo y trato de cosas terrenas. Si él hubiera hablado de las pasiones del alma, yo le habría contestado muy gustosamente. Pero como habla de cosas espirituales, yo de eso no entiendo” (Apo, 582).
Anselm Grün
Del libro “La sabiduría de los padres del desierto”

artdetat.com

“El sabio, aunque se halle en un sueño firme, no sueña,
aunque duerma no duerme,
aunque despierte no está en realidad despierto.
Feliz se halla en cualquier situación”
El cantar de Ahstavakra

Los nombres de Dios

Los_nombres_de_DiosDios tiene tantos nombres como criaturas hay. Por eso también decimos que Dios no tiene nombre. Y así, como Dios tiene muchas formas, también consideramos que Dios no tiene forma; y del mismo modo que Dios habla a través de muchas lenguas, también consideramos que Dios no habla; y así sucesivamente. Mohandas K. Ghandi

Javier Melloni
“Voces de la Mística II”

artdetat.com“El silencio fortalecerá siempre.
Porque el hombre se afirma desde dentro.
Nunca está más contigo, como cuando estás con tu silencio”
Angel Nouvellé

El cultivo del amor

Amor_a_DiosCultivar el amor es acercarnos al interior de las personas, es decir, a su verdad, a su razón de ser, a su verdadera y profunda motivación, a través de Dios. Por eso cualquier persona puede aprender el Bhakti-Yoga si sigue su vida religiosa del modo que la sienta como más verdadera, dentro de cualquier formulación religiosa concreta. Sería absurdo excusarse con los defectos que puedan citarse de la propia religión, por ejemplo sobre su organización, sobre su formulación dogmática o sobre alguna experiencia desagradable que se haya tenido, para cerrarse a la necesidad interior de la vida espiritual. Aprendamos a superar los condicionamientos y experiencias negativas que tengamos, de modo que lo uno no se oponga a lo otro. Quienes hayan sufrido esas experiencias negativas, desagradables o limitadas en su vida religiosa anterior, no tienen porque prescindir de lo mejor, la parte viva, interna, inmediata: la unión personal con Dios.

Antonio Blay
Del libro “Bhatki-Yoga”

artdetat.com
“Quien realiza de un modo perfecto el amor, realiza a la vez,
el pleno conocimiento, la plena sabiduría y la plena potencia”
Antonio Blay

El universo es el movimiento de Dios

BrahmaTodas las fuerzas, todas las leyes que rigen el mundo son divinidades, es decir, apariencias de Dios: por eso los nombres de las distintas divinidades son tan solo el nombre de las fuerzas primordiales: la fuerza creadora constituye el nombre de un dios, la destructora, la fuerza de conservación, la de la maternidad, la de la circundidad, la viril, la que se manifiesta en las tempestades, la que mueve a la obediencia, etc; estas fuerzas, manifestaciones de Dios, se personifican en divinidades. Pero está en la mente religiosa india, que no se trata de dioses sino de símbolos que personifican las fuerzas, y los poderes de la naturaleza, expresión de Brahma.
Detrás de esta multiplicidad, se encuentra por lo tanto siempre la aceptación de la unidad de Dios, y es precisamente por esta aceptación de la idea de un Dios único sin contraponerse a los múltiples dioses, la India ha sido siempre un país abierto a cualquier formulación religiosa en cuanto a tal: nunca se ataca al que predica una divinidad nueva o una religión nueva, sino que, por el contrario, despierta en seguida una gran admiración e interés y mucha gente escucha.

Antonio Blay
Del libro “Bhakty-Yoga”

artdetat.com
“Los hombres no quedan confundidos por lo que sucede,
sino por las ideas que se hacen de lo que sucede”
Ansel Grün

El verdadero reposo

gotaLa gota de agua que se ha separado del océano podría tener un momento de descanso, pero la que está en el océano no conoce tal descanso. Lo mismo sucede con nosotros. Tan pronto como nos hacemos uno con el Océano, ya no hay descanso para nosotros y, de hecho, ya no tenemos necesidad de descansar nunca más. Incluso nuestro propio sueño es acción, porque dormimos con el pensamiento de Dios en nuestro corazón. Esta actividad continua constituye el verdadero reposo. Esta agitación incesante contiene el secreto de la paz inefable. Es difícil describir este supremo estado de experiencia humana. Lo han alcanzado muchas almas entregadas y también podemos alcanzarlo nosotros.
Mohandas K. Ghandi

Javier Melloni
“Voces de la Mística II”

artdetat.com “Cuando la actitud de uno hacia todo se convierte en devoción,
la Divinidad se revela”
D. Hawkins

El universo es el movimiento de Dios

El-UniversoTodas las fuerzas, todas las leyes que rigen el mundo sin divinidades, son apariencias de Dios: por eso los nombres de las distintas divinidades son tan solo el nombre de las fuerzas primordiales: la fuerza creadora constituye el nombre de un dios, la destructora, la fuerza de conservación, la de la maternidad, la de la circundidad, la viril, la que se manifiesta en las tempestades, la que mueve a la obediencia, etc; estas fuerzas, manifestaciones de Dios, se personifican en divinidades. Pero está en la mente religiosa india, que no se trata de dioses sino de símbolos que personifican las fuerzas, y los poderes de la naturaleza, expresión de Brahma.
Detrás de esta multiplicidad, se encuentra por lo tanto siempre la aceptación de la unidad de Dios, y es precisamente por esta aceptación de la idea de un Dios único sin contraponerse a los múltiples dioses, la India ha sido siempre un país abierto a cualquier formulación religiosa en cuanto a tal: nunca se ataca al que predica una divinidad nueva o una religión nueva, sino que, por el contrario, despierta en seguida una gran admiración e interés y mucha gente escucha”
Antinio Blay
Del libro “Bhakty-Yoga”

artdetat.com

“Los hombres no quedan confundidos por lo que sucede,
sino por las ideas que se hacen de lo que sucede”
Ansel Grün

Sobre la iluminación

UpanishadsLa ignorancia es la enfermedad que ha esclavizado el alma y la ha hecho desgraciada; y recobramos la salud cuando sabemos que somos el Sí-mismo. Sin comprender esto, creemos que somos cuerpo, y la identificación con el cuerpo y los sentidos da origen a la dualidad. Entonces es como si dos multitudes entraran en tropel, y uno se queda atrapado en ellas, en los gunas y los dwandwas: la alabanza y la culpa, la honra y la deshonra, etc. Uno ha olvidado, o ignora, su verdadera naturaleza, que es el Sí-mismo eterno, infinito; uno cree que es este cuerpo sometido al nacimiento, el deterioro, la enfermedad y la muerte, cuando uno es Espíritu inmutable e inmortal. En vez de identificarse con el atman, se identifica con el cuerpo, y el resultado es dolor, desdicha, angustia y muerte. Por eso dice la oración de los Upanishads:

Llévame de lo irreal a lo Real,
llévame de la oscuridad a la Luz,
llévame de la muerte a la inmortalidad.

El alma que ha realizado la prístina gloria de su Sí-mismo inmortal es feliz y está alegre en todo momento. El sufrimiento y al muerte no pueden alcanzarle, pues ha conquistado la muerte y, con valentía, le plantará cara sin el menor titube.
Extracto de God Experience, de Swami Ramdas.

Robert Ullman y Judith Reichenberg-Ullman
Del libro “Místicos, maestros y sabios”

artdetat.com

“El propósito último del mundo no está en el mundo mismo;
sino en su trascendencia”
Eckhart Tolle


 

Estado de gracia

ammaEspíritu y materia se unen en el concepto de armonía. En teología, la gracia se define como “la influencia divina que actúa dentro del corazón para regenerarlo, santificarlo y resguardarlo”. También se podría definir como el espíritu divino que actúa dentro del cuerpo. El espíritu divino es experimentado como la gracia natural del cuerpo y en la gentileza de la actitud de la persona hacia todas las criaturas de Dios. La gracia es un estado de santidad, plenitud, de conexión con la vida y de unidad con lo divino.

Alexander Lowen
Del libro “La espiritualidad del cuerpo”

artdetat.com

“Cuando nace la contemplación, la razón no muere,
sino que se purifica”
William Jhonston

La ayuda del ritual

Monje_meditandoLo mismo ocurre con todas las técnicas de meditación; todo el mundo encuentra su propio ritual. El ritual te ayuda porque te da un determinado ambiente: apagas la luz, quemas cierto tipo de incienso en la habitación, usas un cojín en particular, de cierta altura y suavidad; usas alguna esterilla especial, adoptas cierta postura… Todo eso ayuda, pero no es la causa. Si otra persona lo sigue, puede que hasta se convierta en un obstáculo para ella. Uno tiene que encontrar su propio ritual.
Un ritual es simplemente algo que sirve para ayudarte a estas más a gusto y poder esperar. Y cuando estás a gusto y esperas, ocurre. Dios llega a ti exactamente igual que el sueño, Dios llega a ti exactamente igual que el amor. No puedes desearlo, no puedes forzarlo.

Osho
Del libro “El libro de la nada”

artdetat.com

“Cuanto más meditas, más experimentas
que tu espíritu está en pacífica armonía con tu cuerpo”
John Main

Convertirse en un Dios

Monje ortodoxoLos Himnos de Hermes están en contacto directo con una tradición que veía la vida espiritual como un servicio perpetuo de canto, y esto coincide mucho con la creencia egipcia de que el hombre fue creado con el único propósito de adorar a los Dioses y presarles piadoso servicio. Todo lo que tenía que hacer el hombre así concebido era pronunciar las “verdaderas palabras”  o cantar incesantemente una canción armoniosa de pensamiento, palabra y obra, según la cual el hombre crecía a semejanza de los Dioses para así, al fin, convertirse en un Dios con el Gran Dios en la “Nave de los millones de Años” o “Barca de los Eones”, en otras palabras, salvarse para toda la eternidad.

G.R.S. Mead
Del libro “Los himnos secretos de Hermes”artdetat.com

“Cuando pierdes contacto con la quietud interior,
pierdes contacto contigo mismo.
Cuando pierdes contacto contigo mismo,
te pierdes en el mundo”
Echkart Tolle