Archivo de la categoría: Ramana Maharshi

Arunachala

Ramana_Maharshi“Descubrí que el pensamiento mismo sobre Arunachala, su imagen mental, detiene los movimientos del principio pensante y da la paz de la consecución a quien se vuelve hacia ella. Existe en el mundo una pócima maravillosa para quienes han entendido la naturaleza efímera de las 26cosas mundanas y desean dejar esta forma de vida. Esta rara pócima no mata al hombre físico, pero destruye su personalidad falsa separada, si tan sólo puede volver sus pensamientos hacia ella. Sabe que no es otra cosa que esta Sagrada Colina: Arunachala. Aquel que constantemente se pregunta a sí mismo: ¿Quién soy yo, cuál es mi Fuente?, aquel que se sumerge en las profundidades de su ser y halla las raíces de la mente en el Corazón, él mismo deviene un Señor del Universo, Oh Arunachala, Océano de Gloria…” Ramana Maharshi

Mouni Sadhu
Del libro “En días de Gran Paz”

artdetat.com

“La experiencia contemplativa es simplemente
pura atención a Dios en el momento presente”
Jhon Main

Ramana Maharshi

Ramana MaharshiAlza tu cabeza.
No mires hacia abajo al agitado y
tormentoso mar de la vida transitoria.
Si lo haces te abismarás en sus fangosas olas.
Fija tu mirada en lo elevado hasta que veas la Realidad Espléndida.

Ramana Maharshi artdetat.com

“La realidad está libre de cualquier concepto o idea”
Thich Nhat Hanh

La quietud es la realización

Ramana MaharshiLa quietud es la realización. No hay un solo momento en el cual no exista el Ser. No hay meta que alcanzar. No hay nada que lograr. Tú eres el Ser. No se puede decir nada más del Ser; sólo que existe. Ver a Dios o al Ser es solamente ser el Ser y ser tú mismo. Ver la existencia. Es como si un hombre que se encuentra ya aquí preguntara cuantos caminos hay para llegar hasta aquí y cuál es el mejor camino. Lo único que necesitas es soltar el pensamiento de que eres tu cuerpo y todos los pensamientos sobre los objetos, es decir, el no-ser.
Ramana Maharshi

Javier Melloni
“Voces de la Mística II”
www.artdetat.com“El hombre que no se conoce a sí mismo
es hombre perdido”
Ibn-as-Salt