Archivo de la categoría: William Johnston

Deja de pensar

oración¡Renuncia tanto a los buenos como a los malos pensamientos! ¡Deja de pensar! El proceso de pensar, antes tan valioso, es ahora tu enemigo, una posible fuente de ilusiones y un obstáculo para esa “sabiduría en el vacío” que es don del Espíritu y anhelo en tu corazón. El mucho pensar y razonar puede, por desgracia, llegar a sofocar la minúscula llama de amor contemplativo que está a punto de nacer en tu interior. Tiempo es ya, pues, de abandonar todo pensamiento (aún el más bello) para practicar la oración del mero ser y del “no hacer”.

William Jhonston
Del libro “Enamorarse de Dios”

artdetat.com“Las experiencias van y vienen,
mientras lo que cuenta es mantener la calidad de la vida”
Huston Smith

 

No hacer nada

Monje_saholinEs cierto, no obstante, que en ocasiones el verdadero místico parece no estar haciendo nada: su tarea consiste por tanto, en explicar bien a sus críticos que es aparente “no hacer nada” es de hecho una elevada forma de actividad. Lo que enseñas no es la suspensión de toda actividad, sino una nueva especie de la misma, silenciosa, potente y fecunda. Es una actividad de las fuerzas más profundas de la psique y al descubrimos, con distintas variantes en toda Asia, desde la India hasta el Japón. No sólo se encuentra en el contexto religioso del yoga y el zen, sino también en las artes marciales como el judo, el karate y en las artes estéticas como la ceremonia del té y la disposición de las flores.

William Jhonston
Del libro “Enamorarse de Dios”

artdetat.com

“Todo aquel que pospone su voluntad a la de Dios
y a la de los hombres conservará su alma siempre en paz”
San Silouan

Hacer nada

contemlaciónEs cierto, no obstante, que en ocasiones el verdadero místico parece no estar haciendo nada: su tarea consiste por tanto, en explicar bien a sus críticos que es aparente “no hacer nada” es de hecho una elevada forma de actividad. Lo que enseñas no es la suspensión de toda actividad, sino una nueva especie de la misma, silenciosa, potente y fecunda. Es una actividad de las fuerzas más profundas de la psique y al descubrimos, con distintas variantes en toda Asia, desde la India hasta el Japón. No sólo se encuentra en el contexto religioso del yoga y el zen, sino también en las artes marciales como el judo, el karate y en las artes estéticas como la ceremonia del té y la disposición de las flores.

William Johnston
Del libro “Enamorarse de Dios”

artdetat.com

“Todo aquel que pospone su voluntad a la de Dios
y a la de los hombres conservará su alma siempre en paz”
San Silouan