Cuando alguien se sienta

meditación“Cuando alguien se sienta, y sólo permanece sentado, como un árbol, como una piedra, sin hacer nada, sucede: desciende algo desde arriba que penetra en el hondón de su ser. Le rodea una luz sutil… un resplandor, y a su alrededor puede sentirse una bendición. Y puede sentirlo incluso gente que no sabe qué es la meditación. Sentirán ese impacto con sólo pasar a su lado. Esa bendición ha sido llamada beatitud, divinidad. Dios no es una persona, sino una profunda experiencia que tiene lugar cuando no haces nada y al experiencia fluye en ti… su inmensidad, su beatitud, su gracia. No está haciendo nada, ni siquiera esperas nada. Careces de motivo. Estás ahí como un árbol frente al viento, o como una piedra sentada silenciosa junto al lecho de un río. O como una nube encaramada a la cima de una montaña… simplemente ahí, sin ningún movimiento propio.
En ese momento no eres un yo, en ese momento eres un no-ser. En ese momento no eres una mente, eres una inmente. En ese momento no tiene un centro. En ese momento eres inmenso… vastedad sin límites… y de repente, el contacto. ¡De repente, ahí está! De repente estás colmado, rodeado de una presencia desconocida. Es tremendo”.

Osho
Del libro “Dijo el Buda…”

artdetat.com

“Sólo te pertenece lo que no puedes perder al hundirte en un barco”
Al-Ghazzàlî

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *