Los votos no están de moda

votosLos votos no están de moda en un mundo moderno y materialista porque no se ajustan a un dimensión horizontal. Un voto es un compromiso incondicional. Va más allá de los cálculos…
Un voto no está condicionado a la posibilidad de llevarlo a cabo. Un voto procede de la profundidad del sentimiento. Un voto conecta nuestra pequeña vida con la gran historia. Se convierte en una fuerza central organizadora que coloca a una persona sobre un camino. Todo el esfuerzo se dirige hacia cumplirlo. El sentido de identidad de la persona cambia. En este caso, él se ha convertido en un luchador por la libertad. Incluso cambia la cualidad de las cosas más pequeñas. Está constantemente atento ala forma en que cada acción contribuye o no contribuye a la causa. Está como sostenido por una inspiración poderosa…
El voto tiene un efecto organizador de nuestro carácter…
El voto en un sentido coarta en todos los aspectos de la vdia y, sin embargo, en otro mucho más importante, libera. El sentido más importante es que libera a la persona de lo trivial…
El voto da a la vida coherencia y sentido, y libera a la persona para hacer cosas que nunca le pasaría por la cabeza en tiempos de más estabilidad. El voto ciertamente desbarajusta toda nuestra vieja vida…
Saber que “No hay voto que no pueda llevarse a cabo” es aleccionador.
Existe ya un voto enterrado en lo profundo de cada uno de nosotros, un voto innato, que está gritando para que se le dé una oportunidad para salir…
¿Qué puede ser más gozoso que conocer que uno se encuentra en el sendero correcto?

David Brazier
“El Buda que siente y padece”

artdetat.com “El verdadero voto espiritual es honrar nuestra integridad,
despertar y compasión, no importe que cambios o circunstancias exijan”
Jack Kornfield

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *