El verdadero reposo

Gota y océanoLa gota de agua que se ha separado del océano podría tener un momento de descanso, pero la que está en el océano no conoce tal descanso. Lo mismo sucede con nosotros. Tan pronto como nos hacemos uno con el Océano, ya no hay descanso para nosotros y, de hecho, ya no tenemos necesidad de descansar nunca más. Incluso nuestro propio sueño es acción, porque dormimos con el pensamiento de Dios en nuestro corazón. Esta actividad continua constituye el verdadero reposo. Esta agitación incesante contiene el secreto de la paz inefable. Es difícil describir este supremo estado de experiencia humana. Lo han alcanzado muchas almas entregadas y también podemos alcanzarlo nosotros.
Mohandas K. Ghandi

Javier Melloni
“Voces de la Mística II”

www.artdetat.com

“Dentro del espacio de este cuerpo y esta mente,
se encuentran todas las enseñanzas”
Buda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *